Ayúdanos a mejorar. Valora este artículo.

El aprendizaje en las metodologías de innovación en MAPFRE permite aportar valor a los principales retos de la compañía de una manera transversal y siempre pensando en el cliente.

TEXTO ANA GUTIÉRREZ (@alvana72) | FOTOGRAFÍAS MAPFRE

MAPFRE identifica la innovación como una palanca clave para impulsar el crecimiento orgánico y la diferenciación de la compañía en un entorno cada vez más cambiante. Para MAPFRE la innovación es una palanca transversal que ofrece propuestas de valor diferenciales centradas en el cliente para dar respuesta a determinados retos específicos planteados por las áreas de negocio.

Con el fin de difundir la cultura de la innovación en MAPFRE, en 2015 se creó Innolab, un espacio virtual de aprendizaje en el marco de la Universidad Corporativa con el objetivo de proporcionar apoyo a la función de innovación a nivel global. La meta, llegar a todos los empleados de la compañía. Gracias a Innolab, todos los empleados del mundo pueden acceder a un programa formativo online cuyo contenido despliega las metodologías que acompañan al proceso de Innovación en MAPFRE y ayuda a los empleados a interiorizarlo.

Adicionalmente a este programa formativo, diseñado en equipo entre la Dirección Corporativa de Innovación (DCI) y el Área Corporativa de Recursos Humanos, se comenzó un proceso de identificación de empleados de todo el mundo capaces de aplicar la innovación en MAPFRE. Ellos son los innoagentes, a los que se les asigna el papel de aplicar la innovación en sus áreas de trabajo. Los innoagentes siguen desarrollando sus funciones habituales dentro de la empresa pero dedican un porcentaje de su tiempo a participar en determinados retos de negocio planteados por la compañía.

Para poder llevar a cabo esta función se diseñó un programa formativo específico que les capacitará en metodologías ágiles e interactivas, propias de innovación.

El espacio que apoya esta función, Innolab, y los programas formativos que contiene, hacen que este espacio apoye la innovación y les ofrezca profundizar en el proceso y en las metodologías en las que se ve apoyado: Design Thinking, Lean Startup y Customer Development.

MAPFRE necesita disponer de personas capacitadas para afrontar los retos a los que se enfrenta el sector asegurador en el futuro con ideas originales y en algún caso hasta disruptivas, que apuesten por la eficiencia.

En la actualidad MAPFRE cuenta con más de 270 innoagentes a nivel global en las 7 regiones y unidades de negocio, que forman parte de la Comunidad de Innovación, junto con las 19 Oficinas de Innovación y Desarrollo. Estos profesionales tienen el firme propósito de desarrollar proyectos de innovación aportando valor a la compañía, transmitiendo una cultura de la innovación a todos los niveles organizativos y compartiendo aquella información que se considera relevante para el negocio.

El aprendizaje en innovación ha avanzado y conseguido resultados muy satisfactorios, con personas capaces de desarrollar los proyectos de una manera ágil y creativa.

Esta apuesta de MAPFRE por la innovación ha hecho posible que más de 5800 empleados se hayan formado a nivel global a través del programa online. Además de dicho programa para todos los empleados en el mundo y de la formación específica presencial a innoagentes, se ha incluido una sesión de Design Thinking en todos los programas formativos globales transversales, comerciales y técnicos, y en la escuela de liderazgo para todos los colectivos tanto técnicos como directivos.

Y ahora, ¿cuáles son los próximos pasos?

Hemos llegado hasta aquí, pero si no se mide la efectividad de la formación desplegada, su retorno y se analiza el valor aportado al negocio, no sabremos si lo hemos hecho bien o no. Esta es la razón por la que los miembros de la Comunidad de Innovación deben poner en práctica los conocimientos aprendidos y ser partícipes en proyectos específicos ligados a los retos estratégicos identificados. Los innoagentes, en especial, deben estar involucrados en el desarrollo de los mismos y poner en práctica su aprendizaje en metodologías ágiles para aportar valor.

En los dos últimos años, el 12% del total de las ideas de innoagentes han sido incluidas en los Planes Estratégicos de negocio, locales, para ser desarrolladas en 2018, o bien han llegado a la fase de prototipado (esta fase implica que el proyecto de innovación ha ido pasando por las etapas de diseño, investigación y conceptualización) por lo que están listas para ser testadas con clientes reales en la fase piloto, con el fin de validar la propuesta de valor que se ha diseñado.

La innovación consiste en un ejercicio continuo, en entrenar constantemente, se trata de un proceso de ensayo y error.