Imagen de carnaval de los empleados de MAPFRE PERÚ.

El salario emocional que nos enriquece

Personas / Junio 2014. Nº 84

MAPFRE mira a sus empleados en todo el mundo con un prisma que trasciende el vínculo laboral. Pensando en las personas y en lo que realmente las acerca, promueve un extenso programa de actividades sociales que mejoran el músculo de equipo y nos animan a celebrar los éxitos laborales. Estas iniciativas, consolidadas globalmente, forman parte de lo que se conoce como «salario emocional». Sus beneficios influyen de forma positiva en todos los niveles.

45.906

participantes en las actividades sociales de mapfre

El

DEPORTE

constituye, sin duda, uno de los principales ejes del programa de actividades sociales que ofrece mapfre

490

empleados de

24

países participaron en la última edición del concurso global de creatividad

“Los beneficios de las actividades sociales son significativos en términos de compañerismo y desarrollo de nuevas competencias”

“La imaginación cobra un papel fundamental a la hora de motivar y de sorprender”

TEXTO MARINA CALVO / FOTOGRAFÍAS ARCHIVO MAPFRE

El compromiso de MAPFRE con su capital humano vertebra su gestión. Uno de sus mayores éxitos ha consistido en saber crecer globalmente redoblando su apuesta por las más de 36.000 personas de todos los negocios del Grupo en los 47 países donde está presente. Su cultura explícita de cuidado a los empleados constituye uno de los rasgos diferenciadores de la compañía, como también lo es el extenso programa de actividades sociales que ofrece y que forman parte del denominado «salario emocional».

Se trata de actividades deportivas, culturales y de ocio, concursos, fiestas y jornadas de puertas abiertas concebidas para empleados y, en ocasiones, también para sus familias, con el objetivo de crear un buen ambiente y reforzar el espíritu de equipo. Además, funcionan como elemento integrador y de comunicación en el seno de la empresa, al facilitar el conocimiento y la relación entre profesionales de diferentes ámbitos y niveles jerárquicos.

Los beneficios son significativos en términos de compañerismo y de desarrollo de nuevas competencias personales y profesionales. Con estas acciones mejoran la motivación y el compromiso de los empleados y, por lo tanto, su productividad.
El reconocimiento, el respeto y la confianza que construyen alientan un orgullo corporativo que, a su vez, mejora la imagen de MAPFRE.

En suma, las experiencias extralaborales son eslabones que alargan la cadena que une a MAPFRE con sus trabajadores. Ahí es nada, teniendo en cuenta que, en 2013, 45.906 personas participaron en las actividades sociales de la compañía en todo el mundo.

Actividades «cardiosaludables»

A nivel mundial, el deporte constituye, sin duda, uno de los principales ejes del programa de actividades sociales que ofrece MAPFRE: carreras, competiciones de fútbol, de baloncesto, tenis, pádel, bolos y atletismo. Más allá de voluntad de participar o de una buena forma física, demandan a los participantes equilibrio y compañerismo y potencian valores como el compromiso.

Son numerosos los ejemplos de iniciativas de este tipo: en Malta existe una dura prueba de resistencia conocida como «K.O.» con obstáculos hinchables y trabas acuáticas, diseñada para recoger fondos destinados a una organización no gubernamental del país, mientras que en Filipinas se organizan eventos cardiosaludables. En Panamá, se celebran periódicamente competiciones de la liga interna de futbito enfrentando a equipos de mujeres y de hombres en defensa de los cinco valores que MAPFRE ha definido en su nueva estrategia global: solvencia, integridad, vocación de servicio, innovación para el liderazgo y equipo comprometido.

Entre otros muchos países que fomentan oportunidades similares y de marcado carácter lúdico, cabe destacar Venezuela, donde el esparcimiento se propone en familia pedaleando en los Bicipaseos Familiares MAPFRE para lograr una mayor integración de empleados, clientes y aficionados. Finalmente, en Brasil se forman equipos de fútbol entre empleados de diferentes departamentos, que también se reparten los papeles de espectadores para animar la competición.

Una buena manera de contribuir a los citados objetivos es definiendo espacios de encuentro estables, como por ejemplo la plataforma MeGUSTA, que se puso en marcha en marzo del año pasado en España. Se trata de una nueva red social interna en la que los empleados participan en actividades deportivas, culturales y de ocio, tanto promovidas por MAPFRE como por ellos mismos. En un año, supera los 5.000 miembros registrados.

Reflejo de las distintas culturas

Las actividades sociales se adaptan igualmente a la idiosincrasia local y a las tradiciones de cada uno de los países en los que MAPFRE está presente. Considerada la Fiesta Mayor del Islam, Eid al Adha congrega anualmente a los miembros del equipo y en Túnez, los empleados comparten un desayuno típico con motivo del Día del Vestido Tradicional.

La víspera de Diwali, fiesta religiosa en la India -conocida como el «festival de las luces»-, se decoran las oficinas para acoger un concurso de saris y kurtas, vestimenta típica de mujeres y hombres, y otro de pintura con henna, el tinte natural rojizo que emplean para decorar la piel y el cabello. En Panamá, se festeja el habitual Mes de la Patria con un acto en el que los empleados lucen los trajes tradicionales y comparten sancocho de gallina con arroz.

Creatividad para motivar

Como en las mejores recetas culinarias, la imaginación cobra un papel fundamental a la hora de sorprender y motivar. En Turquía se celebró con periodicidad quincenal el ciclo de conferencias «Las charlas de los viernes», que abrió espacios para el debate con personalidades ajenas al sector asegurador.

En la planificación anual de actividades sociales se reserva siempre un espacio para festejar los logros del año entre compañeros. En 2013, Chile auspició una gala de premios para reconocer a los empleados sobresalientes y Colombia organizó una fiesta con juegos y teatro al aire libre, simulando como telón de fondo un crudo invierno en el Polo Norte; los profesionales de Paraguay exhibieron sus dotes para el baile en una fiesta gala y en Honduras, despidieron el año disfrazados. En China, los más valientes patinaron juntos sobre hielo.

La imagen multinacional de MAPFRE refleja un orgullo corporativo ganado a pulso. Sus actividades sociales cimentan entre los empleados relaciones más generosas y respetuosas, necesarias para fomentar una integración real más allá de las fronteras, de las barreras culturales y de las diferencias jerárquicas. Deporte, para asentar hábitos más saludables; ocio, para el disfrute personal y cultura, alimento para la mente.

En los últimos años, el Grupo ha cosechado numerosos reconocimientos, como los de la consultora internacional y de gestión de Recursos Humanos Great Place to Work, por su clima laboral y políticas de liderazgo. En 2013 y 2014, MAPFRE ha logrado distinciones como una de las Mejores Empresas para Trabajar en Brasil, España, Honduras, Panamá, El Salvador, Nicaragua, México, Paraguay, República Dominicana en el conjunto de Latinoamérica y en Centroamérica y Caribe.

Pensando en los más pequeños

En distintos momentos del año, las actividades se orientan a las familias de los empleados y específicamente a sus hijos. Durante las fiestas navideñas de 2013, más de 4.700 personas -entre empleados y familiares- asistieron a un espectáculo en el Circo Price de Madrid, que incluyó una campaña de recogida de juguetes para hogares sin recursos. La movilización fue también muy significativa en EE.UU., donde la última campaña navideña permitió reunir un millar de regalos destinados a niños de familias desfavorecidas.

Existen planes diseñados específicamente para los más pequeños, como el Programa de Vacaciones Útiles para hijos de entre 5 y 12 años que impulsa MAPFRE en Perú, asumiendo el 50 por ciento del coste. Con una duración más limitada, cabe señalar la Matiné MAPFRE KIDS que se organiza en Panamá -una mañana de diversión sin colegio en el trabajo de los padres- y en Honduras, una cita vespertina que anualmente reúne a hijos y empleados en una sala de cine. En otro momento del año, durante una semana entera, se les ofrece la posibilidad -distinta, pero igualmente sana- de someterse a revisiones y a exámenes médicos.

Concurso Global de Creatividad

MAPFRE organiza un concurso bienal de creatividad a nivel global. En 2010, se convocó un concurso de fotografía vinculada a la biodiversidad y otro de relatos, con temática libre, en el que participaron 490 personas procedentes de 24 países. En la edición celebrada en 2012, el género elegido fue la fotohistoria, de temática libre, y contó con 170 participantes de 21 países. Al cierre de este número, está a punto de convocarse una nueva edición y en esta ocasión tenemos otra oportunidad para dejar volar la imaginación y reflejar «las pequeñas cosas que nos hacen felices», lema de esta última convocatoria.

Más información sobre las bases del concurso en: www.mapfre.com/portal/ConcursoCreatividad/Bases2014.doc