Los nuevos riesgos de la era digital

fundacion / Junio 2014. Nº 84

La utilización de las nuevas tecnologías se ha disparado durante los últimos años gracias a la generalización de la conexión a Internet en el hogar, el teléfono móvil y el ordenador. Más de la mitad de la población española de entre 16 y 74 años las usa diariamente y siete de cada diez internautas utilizan dispositivos móviles, principalmente el teléfono, para conectarse a Internet. El incremento es muy significativo entre los más jóvenes, quienes deben aprender a emplearlas de forma responsable para evitar una adicción.

Unos

70.000

jóvenes sufren tecnoadicción en España

Un

28,8%

por ciento de usuarios de móvil con Internet le dedican más de seis horas diarias

“La clave esta en educar en hábitos responsables antes que prohibir su utilización. También hay que transmitir normas básicas para evitar actuaciones ilícitas en la red”

Andrés Puyol Pérez

ADICCIÓN A INTERNET Y REDES SOCIALES Alianza Editorial, 2012.

Guía pedagógica con casos prácticos. (Escuela de padres). Grupo Gesfomedia, 2010.

Mariano Chóliz y Clara Marco

NUEVAS TECNOLOGÍAS NUEVAS ADICCIONES

S. García de Diego

COMPRENSIÓN DEL USO DE LAS TIC POR NIÑOS/AS Y ADOLESCENTES. RIESGOS Y VULNERABILIDAD EN LÍNEA RELACIONADOS CON LA EXPLOTACIÓN SEXUAL ECPATInternational, 2012.

Enrique Echeburúa y Ana Requesens

ADICCIÓN LAS REDES SOCIALES Y NUEVAS TECNOLOGÍAS EN NIÑOS Y ADOLESCENTES Pirámide, 2012.

TEXTO NURIA DEL OLMO

Testimonios como este son habituales entre los adictos a los llamados MMORPG (siglas en inglés de massively multiplayer online role-playing game), videojuegos de rol que permiten a miles de jugadores introducirse en un mundo virtual a través de Internet. Las consecuencias de esta adicción son muy negativas: conflictos interpersonales que derivan en su mayoría en el abandono de actividades académicas y de ocio, déficit de alimentación y sueño y engaño a las familias para jugar más horas. «Se sienten mal por ello, dicen que pierden el control y que se sienten culpables».

Así lo recoge Xavier Carbonell, doctor en Psicología de la Universidad de Ramón Llull, en investigaciones recientes relacionadas con la adicción a las nuevas tecnologías de los llamados «nativos digitales», «jóvenes totalmente alfabetizados, que coquetean a través de mensajes instantáneos, están al día con sus iguales gracias a Facebook, leen las noticias online, dan su opinión en los foros y consultan las mejores ofertas de su correo electrónico. Y todo ello al alcance de la mano», señala.

Xavier Carbonell, impulsor del Programa de Intervención Psicológica para Adolescentes y Jóvenes con Adicción a las Nuevas Tecnologías, que ha llevado a cabo recientemente con una ayuda a la investigación de FUNDACIÓN MAPFRE, cree que «si bien es cierto que encontramos grandes ventajas en Internet, y que muchos jóvenes maduran sin mayores conflictos, desvinculándose de los usos y abusos, no es menos cierto que como todas las novedades que afectan a la juventud, tiene sus riesgos».

Entre estas, se encuentran a su juicio algunas aplicaciones y dispositivos, capaces de producir dependencia psicológica, aislamiento, niveles altos de tensión hasta que comienza la próxima conexión y otras consecuencias negativas, como la pérdida de control, que son suficientemente graves como para hacer un diagnóstico de adicción. Afectan principalmente a personas de todas las edades que atraviesan situaciones concretas como una separación, jubilación y dedicación exclusiva al hogar, por ejemplo, o personas con limitación de comunicación y movimiento y que utilizan Internet para conocer a gente.

Chats, páginas de redes sociales y juegos colectivos de rol son las aplicaciones que más potencial adictivo y más riesgo tienen y en las que los jóvenes, en su mayoría, se exponen a publicidad engañosa, a que su imagen sea utilizada con fines comerciales sin su consentimiento, a sufrir acoso sexual, a que le «etiqueten» en fotografías o vídeos y a «perder el tiempo», asegura. Por el contrario, Carbonell considera que del teléfono móvil y los videojuegos se puede llegar a abusar pero no a desarrollar una adicción.

«El móvil es una herramienta de socialización muy poderosa, que fomenta el proceso de emancipación y el sentimiento de pertenencia al grupo, sobre todo durante la adolescencia y la juventud, y que realza el contacto con las amistades y otras personas fuera de la familia y el entorno laboral». Lo mismo ocurre con los videojuegos clásicos, «que consiguen absorber a los jóvenes, pero siempre con fecha de caducidad cuando se supera la última pantalla del juego».

Nuevo entorno digital

La utilización de las nuevas tecnologías se ha disparado durante los últimos años gracias a la generalización de la conexión a Internet en el hogar, el teléfono móvil y el ordenador. Las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística revelan que más de la mitad de la población española de entre 16 y 74 años usa las nuevas tecnologías diariamente y siete de cada diez internautas utilizan dispositivos móviles, principalmente el teléfono, para conectarse a Internet.

Los jóvenes no escapan a esta realidad

Según datos del Estudio sobre los usos y abusos de las tecnologías de la información y la comunicación en adolescentes, realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, el móvil con Internet es el dispositivo más utilizado por los adolescentes. El 28,8 por ciento de este colectivo se conecta más de seis horas, principalmente desde casa y para comunicarse, acceder a fuentes de datos formales o académicas y bajarse juegos y vídeos, actividades que consideran divertidas y entretenidas.

En la educación está la clave

Diego Castro, coordinador de este trabajo, afirma que las consecuencias de su utilización entre adolescentes españoles de 12 a 18 años y el tratamiento que hacen los centros educativos en relación a las TIC, destaca algunas recomendaciones para evitar que los usos se conviertan en abusos. Entre estas hace hincapié en la importancia de educar en los hábitos antes que prohibir su utilización ya que «el hecho de que los jóvenes estén muchas horas conectados no es indicativo de ningún problema concreto, a no ser que dejen de realizar otras actividades necesarias en su vida diaria o que afecten negativamente al resto de ámbitos, social, familiar o académico».

Subraya además la necesidad de transmitir normas básicas de seguridad, de relación y de responsabilidad, y dotar a los más jóvenes de las herramientas de autoprotección y autorregulación necesarias para evitar actuaciones que puedan ser nocivas o ilícitas en la red. Según este informe, las medidas de autoprotección que los jóvenes afirman utilizar son realmente escasas. Muchos manifiestan que sus padres no conocen sus movimientos en la red y que no utilizan ninguna pauta ante posibles abusos externos. Entre los que sí las usan destaca la instalación de antivirus, la protección del objetivo de la cámara de los portátiles y otros dispositivos, y el uso de contraseñas.

También resalta que es importante que los adultos no cometan el error de pensar que por el hecho de que los jóvenes saben más que ellos en esta materia no necesitan su ayuda. «En general, pueden conocer mejor algunas aplicaciones, tener más desarrollada la habilidad intuitiva sobre la utilización de ciertos dispositivos y programas, pero no menoscaban la necesidad y conveniencia del acompañamiento por un adulto que les guíe y proteja de posibles riesgos».

La utilización de las TIC en los centros escolares es poco homogénea y se aleja de la realidad deseada por el profesorado, que imagina una mayor integración en el aula. Esta diferencia se explica, según los profesores entrevistados en este estudio, por la falta de recursos y de formación del profesorado, tanto para aprender las utilidades y funcionalidades de los dispositivos, aplicaciones, plataformas y demás opciones existentes, como para conocer la forma de integrarlos en el contexto educativo.

ControlaTIC
Formación en los centros escolares

La campaña educativa ControlaTIC, promovida por FUNDACIÓN MAPFRE, facilita los jóvenes los conocimientos y las herramientas apropiadas para que sean conscientes de que hay que utilizar las nuevas tecnologías de forma responsable, controlada y segura. Así, desarrolla un total de 200 talleres prácticos donde psicólogos del Centro de Seguridad en Internet Protégeles ayudan a evaluar la situación, identificar señales de alarma, qué hacer ante un problema, cómo ayudar a un amigo que está enganchado y cómo resolver situaciones conflictivas en la red. También se distribuyen guías didácticas para profesores y familias.

Más información: www.fundacionmapfre.org