El Seguro de Auto MAPFRE 3.0 es una nueva iniciativa estratégica que tiene el objetivo de desarrollar capacidades en el ámbito del automóvil para convertirnos en un actor destacado de la nueva movilidad, marcada por el coche autónomo y conectado y la economía colaborativa.

TEXTO Pablo Fuentes    ILUSTRACIONES  Thinkstock

La industria del automóvil aborda una de las mayores transformaciones de su historia, marcada por la innovación y la evolución tecnológica. La conectividad y los sistemas de ayuda a la conducción o ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) han hecho realidad ideas y conceptos que hasta no hace mucho veíamos en películas de ciencia ficción. El coche autónomo (capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control a través de la tecnología) y conectado (equipado con conexión a Internet) cambian las reglas y abren las puertas a nuevos modelos de negocio. Además, el mundo digital da lugar a nuevos hábitos de consumo y por supuesto el uso del automóvil no es ajeno, con nuevas formas de movilidad apoyadas en la economía colaborativa.

Por dar una referencia, se prevé que el 75% de los coches fabricados en 2020 incorporen conexión a Internet, lo que supondrá ya el 20% de todo el parque automovilístico en el mundo. Llama la atención que un sector tradicional como el del automóvil se sitúe en primera plana tecnológica y digital, como refleja la previsión de que en 2020 dicho sector se convertirá en el segundo mayor negocio de la nueva economía tras los smartphones. Sobre el coche autónomo, son muchas las empresas que están apostando fuerte. Desde compañías jóvenes como Google o Tesla, hasta gigantes del sector como Ford, que ha anunciado el lanzamiento de su primer coche autónomo sin pedales ni volante en 2021, y que duplicará su plantilla en Silicon Valley para impulsar el coche sin conductor.

Este contexto implica desafíos y a la vez oportunidades para la industria del seguro. Frente a la previsible reducción de los siniestros gracias a los sistemas de ayuda a la conducción, estos mismos avances tecnológicos generan a su vez nuevos riesgos y por lo tanto también nuevas oportunidades para nuestro negocio. Hablamos, por ejemplo, de la ciberseguridad, con servicios para proteger frente al ransomware (bloqueo del software del vehículo hasta que se pague un rescate) o evitar que hackeen el sistema de control del auto.

SE PREVÉ QUE EL 75% DE LOS COCHES FABRICADOS EN 2020 INCORPOREN CONEXIÓN A INTERNET, LO QUE SUPONDRÁ YA EL 20% DE TODO EL PARQUE AUTOMOVILÍSTICO EN EL MUNDO

También surgen oportunidades en el ámbito de la responsabilidad de los fabricantes ante posibles fallos en la conectividad y comunicación del automóvil, así como en el software y en el hardware (sensores, cámaras o radar). A su vez, los fabricantes y proveedores de servicios de los coches autónomos necesitarán asegurarse frente a la responsabilidad civil cuando la misma sea del sistema operativo del vehículo, y es que en Estados Unidos la NHTSA (el equivalente norteamericano a la española Dirección General de Seguros) dijo hace unos meses que el sistema operativo de estos coches es considerado conductor. Finalmente, esta nueva realidad genera oportunidades para ofrecer servicios telemáticos, que permiten la personalización de la oferta (pago por uso, asistencia temprana en caso de siniestro o la localización del vehículo en caso de robo) e incrementar así la satisfacción y fidelización del cliente.

En este escenario de retos y oportunidades, MAPFRE quiere ser un actor destacado. Para ello ha lanzado el Seguro de Auto MAPFRE (SAM) 3.0, una nueva iniciativa estratégica para desarrollar capacidades en el ámbito del automóvil y convertirnos así en protagonistas de la nueva movilidad. ¿Cómo?, a través de una oferta comercial multicanal y diversificada, que nos permita incrementar la producción en los canales de distribución actuales, y en los complementarios.

LAS LÍNEAS DE TRABAJO DE SAM 3.0 SE CENTRAN EN LOS SISTEMAS DE AYUDA A LA CONDUCCIÓN, LA EXPERIENCIA DE USO EN EL MOMENTO DEL SINIESTRO, LA PREVENCIÓN Y LOS SERVICIOS DIGITALES

SAM 3.0. se está abordando a dos velocidades:

Proyectos en el corto plazo, que permitan desarrollar aprendizajes prácticos y demostrar a todos los stakeholders la capacidad de MAPFRE para afrontar los cambios.

• Una planificación a medio plazo, con el objetivo de que MAPFRE desarrolle las capacidades necesarias para mantener su competitividad en autos en el escenario del coche conectado, autónomo y eléctrico, así como lograr la implicación de los fabricantes en la distribución de seguros y nuevas formas de movilidad.

La iniciativa estratégica, que cuenta con un equipo de trabajo integrado por personas de distintas áreas, regiones y países, se ha marcado hitos concretos en los que ya se está trabajando. El primero es el Car rating con ADAS, que está analizando los distintos sistemas de ayuda a la conducción y su impacto en el seguro. SAM 3.0 ya ha logrado avances importantes en este ámbito. Por ejemplo, MAPFRE es pionera en el mundo al realizar pruebas reales con coches que incorporan ADAS, para elaborar un estudio estadístico sobre la frecuencia (número de siniestros) y severidades (coste de reparación). Este proyecto, realizado junto a CESVIMAP y el equipo actuarial de la compañía, nos proporciona información clave para determinar la prima de riesgo, y por lo tanto esencial en nuestra búsqueda de rentabilidad y satisfacción del cliente.

Un segundo hito es MAPFRE Mobility Solutions, cuyo objetivo es proveer servicios que den respuesta a las necesidades del cliente en relación a la movilidad. El tercer hito de SAM 3.0 son los productos basados en el concepto de Usage Based Insurance (UBI), o pólizas de seguros por uso, aprovechando las oportunidades que ofrece la telemática. MAPFRE ya ha impulsado distintos proyectos de UBI, como Drive Advisor, YCAR, la Póliza Cuenta Kms de Verti o la APP CarFeel, que ya está disponible en la tienda de Google y en la Apple Store .

La propuesta de valor a fabricantes y dealers para involucrarles en la distribución de seguros en la nueva movilidad, el desarrollo de una propuesta de economía colaborativa (diagnóstico de la situación actual en MAPFRE), y definir una hoja de ruta en el ecosistema del automóvil para 2018-2019, son otros hitos de SAM 3.0.

MAPFRE adapta su estrategia a la realidad para aprovechar las oportunidades de la disrupción tecnológica y social que estamos viviendo, y todos en la compañía debemos estar comprometidos con aportar ideas y soluciones. SAM 3.0 es una de las iniciativas estratégicas clave para abordar estos nuevos retos, porque en MAPFRE, el futuro ya es presente.

Share This