Últimamente estarás oyendo hablar mucho acerca de la sostenibilidad. En los periódicos, televisión y redes sociales aparecen continuamente noticias sobre este tema, el calentamiento global, el deshielo de los casquetes polares, etc. Las catástrofes naturales, como grandes tormentas, inundaciones o incendios se suceden con tal frecuencia que ya las empezamos a ver como eventos más cotidianos que extraordinarios. Aun así, todavía hay una cierta confusión sobre lo que es la sostenibilidad, ya que tradicionalmente este término se asocia únicamente a aspectos medioambientales, una asociación tan cierta como incompleta.

TEXTO MIQUEL VADELL | FOTOGRAFÍAS ISTOCK

La sostenibilidad habla de dos conceptos y de tres ejes. Equilibrio y tiempo son los conceptos y medio ambiente, economía y sociedad los tres ejes, como mostramos en la fórmula de la pizarra.

Supone un equilibrio perdurable entre los tres ejes (ambiental, social y económico), ya que forman conjuntamente un engranaje que no puede funcionar debidamente si alguna de las piezas no está encajada o engrasada debidamente. Estos tres engranajes son interdependientes entre sí, están íntimamente conectados, de manera que un sobredesarrollo de uno fácilmente desemboca en el perjuicio de los otros.

Un ejemplo claro de esta interrelación puede ser la tala de árboles: genera empleo y riqueza económica, pero a costa de una pérdida de la biodiversidad (medioambiente). Otro ejemplo, menos manido y evidente, es el fomento de la compra de productos importados a bajo precio que, si bien suponen un ahorro para el consumidor, derivan en un declive económico de los productores locales.

Ninguno de estos dos ejemplos supone, por sí, un ejemplo de insostenibilidad, ya que tanto la tala regulada de madera como la compra de productos importados son necesarias para abastecer a la sociedad. La clave es que cualquier modelo sea lo más equilibrado posible y que genere riqueza económica, social y medioambiental por igual.

Como se puede deducir, la sostenibilidad es, sobre todo, algo complejo (que no complicado). Y pese a esta complejidad, es el único camino para que los más de siete mil millones de personas que poblamos este planeta de recursos limitados podamos convivir en paz.

Conscientes de este panorama, en 1945 se funda la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la mayor organización internacional que existe. 70 años después, en 2015, la ONU lanza los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que persiguen 169 metas para que todas las sociedades del mundo logren un desarrollo sostenible en esos tres ejes. Los ODS hacen un llamamiento no solamente al sector público, sino también al sector privado, al sector académico y al tercer sector (organizaciones sin ánimo de lucro) para que colaboren entre sí para lograr los 17 objetivos.

Los ODS tienen como horizonte temporal el año 2030, quince años para lograr metas tales como la alfabetización de todos los humanos, una reducción global del desempleo, de la corrupción y soborno en todas sus formas, etc. Objetivos tan ambiciosos como asumibles en función de la voluntad de los implicados, pero sobre todo, absolutamente necesarios.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

¿Y qué puedo hacer yo?

En este panorama complejo donde es necesaria la intervención de gobiernos, empresas, instituciones, etc. parece que únicamente es su responsabilidad el fomento del desarrollo sostenible ya que creemos que la acción de una persona a título individual es insignificante. Nada más lejos de la realidad. Las personas a título individual somos las que conformamos las comunidades, familias, empresas, entidades, gobiernos, etc., somos la unidad nuclear y todo comienza por nuestra actividad.

Nuestra pequeña labor es la siembra que, junto con la de los demás, puede marcar la diferencia. Todos juntos avanzando por un mismo objetivo, apartando las diferencias que nos separan y centrándonos en lo que realmente importa: un futuro para todos.

Cada individuo desempeña en su día a día varias funciones desde las que puede actuar: el papel de familiar (hijo, hermana, madre), el papel de empleado, de empleador, de amigo, de vecino, de cliente, etc.; y en cada uno de estos papeles podemos llevar a cabo acciones que fomenten el desarrollo sostenible de la sociedad.

A continuación, unos ejemplos sobre actitudes y hábitos que puedes adoptar en tu día a día:

En sociedad en el papel de familiar, amiga, vecina, ciudadano, etc., nuestras acciones irán encaminadas a sensibilizar y educar con el ejemplo. Aquí es tan importante transmitir como realizar prácticas sostenibles.

Educación

EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS

EducaciónLas nuevas generaciones serán las que desagraciadamente sufrirán las consecuencias de las acciones de las anteriores, pero a su vez son la esperanza para el cambio. Por ese motivo es esencial educar en valores sostenibles, como el uso consciente de recursos, la colaboración en lugar de la competición, el altruismo… Cualquier conducta que hagan los educadores será replicada por los niños.

Voluntariado

VOLUNTARIADO

VoluntariadoLa colaboración e implicación con aquellos estratos sociales más necesitados es un ejemplo perfecto de conducta sostenible, ya que para que una sociedad progrese deben progresar todas las capas sociales. Hay infinitas maneras de colaborar tanto a título personal como a través de la empresa en que trabajamos.

Reciclaje

RECICLAJE

ReciclajeEs desde luego el valor más identificado como tema de sostenibilidad. Sin embargo, no debemos enfocarlo únicamente a la separación de residuos, sino, con una visión más amplia, valorar también el reciclaje de ropa, muebles o materiales que puedan tener un segundo uso tras quedar inservibles para su función principal (por ejemplo, convertir la ropa en trapos para la limpieza).

Como consumidor comprar y adquirir productos y servicios es una de las acciones que más realizamos a lo largo de nuestra vida adulta, somos sobre todo seres consumidores. Por ello es importante que lo hagamos de una manera responsable.

Comercio justo

COMERCIO LOCAL Y COMERCIO JUSTO

Comercio justoApoyar el comercio local adquiriendo productos y servicios de empresas cuyos estándares laborales y medioambientales sean adecuados sirve para fortalecer el tejido empresarial local y para promocionar sus productos. Hay que derribar el mito de que un consumo sostenible siempre es más caro, encuentra aquellas cosas que puedas permitirte e incorpóralas en tus rutinas de compra. Mención especial en este punto merece la alimentación, una de las mayores fuentes de contaminantes. Una dieta basada en frutas, verduras y legumbres es más sostenible que una basada en proteína de origen animal. Por otro lado, evitar el desperdicio de comida —algo que puede suponer un importante cambio de hábitos— es un paso muy significativo también.

SEGUNDA MANO

Segunda ManoReutilizar es uno de los preceptos más conocidos y efectivos de ser sostenibles, promocionar la compra-venta de artículos para un segundo uso evita el consumo excesivo a la par que reduce la cantidad de residuos.

Transporte y energía

TRANSPORTE Y ENERGÍA

Transporte y energíaOtro tema estrella en sostenibilidad ya que son las dos principales fuentes de emisiones de CO2. Hoy en día es muy sencillo contratar distribuidoras que únicamente comercialicen energía eléctrica proveniente de fuentes renovables. En cuanto al transporte, merece la pena revisar si en nuestro día a día podemos sustituir medios de transporte más contaminantes (coche privado) por otros menos: autobús, bicicleta, coche compartido, vehículos eléctricos, etc.

Necesidad

NECESIDAD

NecesidadComo consumidores, debemos valorar y detenernos a reflexionar en si aquello que vamos a adquirir es realmente una necesidad o si, por contrario, podemos prescindir de ello o hallar una alternativa de origen más sostenible.

Como profesional el entorno laboral representa casi un tercio de nuestro día a día, por ese motivo, ¿qué mejor lugar para adoptar prácticas que nos lleven a un desarrollo más sostenible?

Iniciativas

INVOLUCRARSE EN INICIATIVAS Y/O PROMOVERLAS

IniciativasLa gran mayoría de prácticas que se llevan a cabo en la vida privada son fácilmente trasladables al marco de una empresa.En MAPFRE se llevan a cabo gran cantidad de iniciativas, infórmate, únete a ellas y promuévelas entre el resto de compañeros. Para estar al corriente de las actividades, no dejes de visitar la Intranet corporativa.

Trabajo y casa

TANTO EN CASA COMO EN EL TRABAJO

Trabajo y casaTen en cuenta que la mayoría de buenas prácticas que realizas en tu ámbito personal son fácilmente trasladables al profesional, ¡y viceversa!

DENUNCIAR SI SE VE ALGUNA PRÁCTICA IRRESPONSABLE

No toleremos conductas irresponsables en nuestra empresa y vigilemos por el cumplimiento de las normas éticas, laborales o medioambientales.

Voluntariado

VOLUNTARIADO

VoluntariadoPese a que ya se ha mencionado en un apartado anterior, merece la pena recalcar que en MAPFRE se ofrecen grandes posibilidades de voluntariado por la implicación que la compañía tiene en esta materia. Si no lo has hecho ya, visita  https://voluntariosfundacionmapfre. org  para saber en qué actividad de tu país puedes participar.

Estos ejemplos, no son lo único que puedes hacer, ni mucho menos. Infórmate en fuentes fiables, adopta nuevas rutinas sostenibles y ¡compártelas con tus círculos!

Vencer la resistencia al cambio

En definitiva, cualquier cambio que se quiera realizar va a suponer un esfuerzo, no solo por el mero hecho del cambio de rutina sino también porque adoptar prácticas o conductas sostenibles puede implicar, en ocasiones, renunciar a nuestra comodidad. Entonces, ¿qué gano yo con ello? La respuesta es futuro, se gana en futuro. Como hemos comentado al inicio, la sostenibilidad tiene que ver con equilibrio perdurable. Abandonar conductas centradas en la comodidad del corto plazo y centrarse en el largo plazo, en el futuro, es ser sostenible. Y ya no solo por las generaciones futuras, sino por uno mismo, ya que con la esperanza de vida actual, en el largo plazo nosotros vamos a estar aún ahí y querremos poder seguir viviendo de la mejor manera posible.

#YOMEODSEO

El 25 de septiembre de 2015, como parte de una nueva agenda dedesarrollo sostenible, distintos líderes mundiales se fijaron una seriede objetivos encaminados a ERRADICAR LA POBREZA, PROTEGER EL PLANETA Y ASEGURAR LA PROSPERIDAD.

MAPFRE, involucrada desde el primer momento en la consecución de estas metas, se ha sumado durante el mes de septiembre a la celebración del 4º aniversario de este acuerdo. Entre las iniciativas en las que hemos participado, se encuentra la campaña #ODSÉATE, promovida por el Alto Comisionado para la Agenda 2030 del gobierno de España como llamada a la acción para amplificar este mensaje en favor de un futuro sostenible. Así, MAPFRE adoptó en sus perfiles de redes sociales y en sus comunicaciones la imagen de la campaña, difundiendo diversos contenidos divulgativos sobre los ODS,con especial incidencia en aquellos en los que más impacta la acción de la compañía.

Voluntarios

Voluntarios de MAPFRE ayudan a preparar y repartir comida en un comedor social.

Del mismo modo, invitó a sus grupos de interés, con especial incidencia en los empleados, a _ODSEARSE_, conjugando en primera persona este nuevo verbo en español para compartir en redes su compromiso personal con los ODS a través de fotos y vídeos con el hashtag #YOMEODSEO.

Share This