TEXTO PABLO FUENTES | ILUSTRACIÓN ISTOCK

Participamos en ClosinGap, un clúster de empresas nacido con el objetivo de analizar el coste de oportunidad que la desigualdad de género provoca en la economía y la sociedad. MAPFRE liderará el estudio de este impacto en las pensiones.

El pasado mes de septiembre se presentó en Madrid el clúster ClosinGap, integrado por un grupo de grandes empresas que se comprometen a analizar el coste de oportunidad que la brecha de género genera en la economía y en la sociedad. Junto con MAPFRE, participan en esta iniciativa Merck, Vodafone, Repsol, Meliá Hotels International, L’Oreal España, Mahou San Miguel – Solán de Cabras y BMW.

Estas compañías estudiarán las brechas de género en la salud, las pensiones, la conciliación, el ocio, el ámbito digital, el turismo, la movilidad y el consumo, con el objetivo de cuantificar el coste de oportunidad que esta falta de igualdad supone para el conjunto de la sociedad. ClosinGap irá produciendo cada dos meses informes de impacto para cada una de las actividades a analizar.

En el acto de presentación de ClosinGap, Antonio Huertas destacó que “cualquier desigualdad entre iguales no es aceptable. Para MAPFRE la brecha de género es una de las cuestiones importantes que queremos trabajar”. En este contexto, el presidente de MAPFRE añadió que “somos una empresa igualitaria e inclusiva que trata de mejorar las condiciones de desarrollo de nuestra sociedad”.

ClosinGap une así a diferentes actores de la esfera empresarial, académica e institucional, protagonistas del debate público, para lograr un enfoque integrador y muldisciplinario.

Para lograrlo han marcado tres ámbitos de actuación definidos:

  • Estudios: elaboración de estudios e informes científicos periódicos que pongan en relieve la contribución de la mujer a la economía española.
  • Eventos: realización de eventos con el objetivo de elevar y situar en la agenda pública el impacto económico de la mujer en España.
  • Políticas públicas: con base en los estudios e informes realizados, detectar áreas de mejora con el objetivo de impulsar una política pública adecuada, y señalar problemas de la exclusión de la mujer de la economía, tales como mujeres y cuidados, brecha de género en la dirección, o conciliación laboral, entre otros.

MAPFRE liderará el estudio del impacto de la brecha de género en las pensiones.

En el caso de MAPFRE, el análisis se realizará sobre el impacto en pensiones. Las diferencias laborales que existen entre hombres y mujeres en las distintas etapas de su vida laboral tienen una clara repercusión en el importe de las pensiones que perciben en la tercera etapa de su vida, una vez que se jubilan. Datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ponen de manifiesto que las pensiones que reciben las mujeres son un 40% más bajas que las de los hombres en el tramo de edad comprendido ente los 70 y los 79 años.

Antonio Huertas señala que esta situación “es una injusticia para las mujeres y perjudicial para el conjunto de la sociedad. Cada vez vivimos más años, y necesitamos que tanto hombres como mujeres tengan capacidad de renta suficiente para disfrutar de su jubilación, pero también para que puedan contribuir al crecimiento económico y al desarrollo social del país”.

Primer informe: la brecha de género en el ámbito de la salud

En noviembre ClosinGap presentó su primer informe, que analiza las desigualdades de género existentes en el ámbito de la salud. El estudio, realizado por Merck, señala que las mujeres viven más años, aunque con peor salud que los hombres. Esta brecha supone para el conjunto de la sociedad un coste equivalente al 0,8% del PIB anual en España, lo que representa al menos 9.000 millones de euros al año. Con esta cantidad se cubriría casi todo el gasto mensual actual de la Seguridad Social en pensiones contributivas.

Share This