En los últimos 10 años, Fundación MAPFRE ha contribuido a mejorar la vida de más de cien millones de personas gracias a muchos proyectos que han ayudado a cambiar significativamente las condiciones económicas, sociales y culturales de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Ahora, Fundación hace balance de este último decenio y analiza los desafíos que afronta para continuar siendo unas
de las entidades sociales de referencia.

TEXTO NURIA DEL OLMO (@NURIADELOLMO74) | IMÁGENES FUNDACIÓN MAPFRE

Los expertos creen que para lograr que un país sea mejor y más próspero debe contar con un Tercer Sector fuerte, comprometido y económicamente viable. Así es el trabajo fundacional, uno en el que todos ganan, porque con su esfuerzo hacen del mundo un lugar mejor.

Ese ha sido siempre el principal objetivo de Fundación MAPFRE, una entidad con 40 años de antigüedad, que en los últimos diez ha destinado 500 millones de euros para mejorar la calidad de vida de los colectivos más desfavorecidos. Dicho presupuesto, que ha crecido incluso durante los años de crisis económica, ha hecho posible que haya llevado a cabo numerosas actividades en el ámbito de la educación, la salud y la cultura, entre otros, con el
fin de ayudar a los excluidos, a los que menos recursos y oportunidades tienen. Su labor ha permitido ofrecer “segundas oportunidades” a beneficiarios de más de 30 países, lo que ha supuesto la clave para cambiar su trayectoria y brindarles un futuro mejor.

“Todos, empleados y colaboradores, nos sentimos orgullosos del importante papel que desarrolla nuestr Fundación”, asegura Antonio Huertas, presidente de Fundación MAPFRE, quien considera que “gracias a Fundación MAPFRE podemos ser protagonistas y motores de ese impulso de compromiso y esfuerzo por ayudar a los demás”, especialmente a través del programa de voluntariado, que conjuntamente, impulsan MAPFRE y su Fundación. En este sentido, el presidente subraya que la compañía se ha comprometido para tener el mejor programa de voluntariado del mundo, “porque queremos ser la empresa más solidaria del mundo y Fundación MAPFRE es el mejor apoyo para ello”.

10 AÑOS DE PROYECTOS

La Fundación hace balance de este último decenio. ¿Qué huella social ha dejado y qué impacto ha tenido en esos cien
millones de personas que han recibido su apoyo? Destacamos los hitos más significativos durante este tiempo.

Cooperación internacional

Engloba 830 proyectos que en este tiempo han logrado mejorar la vida de casi un millón de personas, principalmente niños y adolescentes. Las cifras hablan por sí solas: más de 55.000 niños de 30 países han recibido al
menos una comida al día y más de 79.000 han aprendido a cuidar de su salud y han recibido asistencia sanitaria básica.

Educación

Decisiva para romper con el círculo de pobreza, razón por la cual la Fundación se ha esforzado en proporcionársela a cinco millones de jóvenes a través del programa Educa
tu Mundo, que ha formado hasta el momento a más de 5.000 profesores en prevención
de accidentes, promoción de hábitos de vida sana y en conocimientos financieros, sobre todo ligados al ahorro.

Discapacidad

Fundación MAPFRE ha facilitado la creación de 2.700 empleos a personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental, una oportunidad de demostrar a la sociedad que estas personas, que por lo general sufren la exclusión social y el desempleo de larga duración, son tan capaces como el resto de ciudadanos.

Pintura y fotografía

En la última década, 12 millones de personas han disfrutado de 300 grandes exposiciones de pintura, escultura y
fotografía. Destaca el éxito que tuvieron en Brasil, donde casi dos millones de personas visitaron dos muestras
únicas sobre el impresionismo y el post-impresionismo.

Stop accidentes

La prevención es fundamental para evitar accidentes y por este motivo, en los últimos 10 años, se han invertido casi 100 millones de euros en formar en seguridad vial a 2.800.000 menores. El objetivo es que sean peatones y ciclistas más responsables y, en el futuro, conductores más seguros.

Salud

Promover la salud mental y física, apostar por la investigación como motor de los avances científicos y contribuir a que la sociedad conozca y se sensibilice con ciertas enfermedades como la cardiovascular, han sido algunos de los pilares básicos de su actuación en este ámbito. Durante este tiempo, la entidad ha invertido 79 millones de euros para impulsar el desarrollo de terapias celulares, desarrollar aplicaciones para salvar vidas en el terreno deportivo y ofrecer protocolos de actuación en casos de atragantamiento, ahogamiento y paro cardíaco. También ha contribuido a mejorar los hábitos saludables de más de dos millones de niños de 15 países.

Seguros para todos

Fundación MAPFRE no olvida el ámbito del que procede y se preocupa por difundir la cultura financiera y sobre todo la aseguradora. Para ello, cuenta con el centro de documentación de seguros en español más relevante del mundo y ha invertido 22 millones de euros para desarrollar 650 proyectos de investigación y contribuir a promover el talento y la especialización de más de 1.000 profesionales del sector.

Espíritu solidario

El voluntariado permite vivir y disfrutar de momentos únicos y demostrar que si todos ponen su granito de arena en ayudar a los que sufren las mayores desigualdades, el mundo sería muy distinto. Es lo que justifica que la Fundación lleve años involucrando a sus empleados y familiares a unirse a una colecta, echar una mano en un comedor social, pintar un albergue, limpiar playas contaminadas y hacer reír a niños con enfermedades graves que están ingresados en un hospital. En los últimos 10 años, los voluntarios de MAPFRE han ayudado a un millón de personas de bajos recursos y en situación de vulnerabilidad.

RETOS Y DESAFÍOS

En los próximos años, Fundación MAPFRE quiere seguir poniendo el foco en los colectivos que más sufren el desempleo y la exclusión social con el fin de que encuentren una oportunidad de empleo y un voto de confianza
por parte de la sociedad. La educación y la cultura, claves para el desarrollo, también figurarán entre sus objetivos,
y lo impulsarán a través de becas y cursos dirigidos a alumnos y profesores, así como grandes exposiciones de arte
contemporáneo, que les han llevado a ser un referente internacional. También la seguridad vial, pieza decisiva en la reducción de la siniestralidad, continuará en la agenda de la próxima década. Bajo el lema Objetivo Cero, la fundación continuará concienciando a los conductores para que no tomen malas decisiones al volante, como no respetar los límites de velocidad, consumir alcohol y utilizar el teléfono móvil. Al igual que en estos últimos años, continuará sensibilizando a la opinión pública sobre las principales preocupaciones sociales con el fin de incrementar su solidaridad y generosidad a través de colaboraciones, voluntariado y donaciones.

 

 

Share This