Y TÚ, ¿CÓMO ANDAS DE MARCA PERSONAL INTERNA?
4.5 ( 17 votos )

Todo lo que hacemos o decimos tiene un efecto sobre los demás y poco a poco va contribuyendo a que se genere una imagen personal, que tiene en las redes sociales un importante “altavoz”. Pero, ¿qué ocurre de puertas para adentro en una organización? La marca personal interna también es importante y debemos fortalecerla.

TEXTO LUZ GARCÍA | ILUSTRACIÓN THINKSTOCK

En un mundo en el que se suben 3,5 millones de fotos y vídeos a Instagram y se publican más de 20 millones de tuits cada hora, y en el que la profesión de youtuber es una de las más deseadas por los jóvenes, parece claro que nuestra huella digital tiene cada vez mayor importancia. Términos como marca personal o reputación online se han hecho frecuentes en nuestras conversaciones, pero… ¿te has parado a pensar en la dimensión interna de tu marca personal? ¿En cómo es tu huella dentro de la empresa en la que trabajas?

Probablemente la respuesta a las preguntas anteriores es no. No te preocupes, la mayoría hubiera respondido lo mismo. Y si no, haz una prueba: los más de 11 millones de entradas que Google ofrece para el término marca personal se reducen a 1,2 millones cuando añadimos el adjetivo “interna”. Y de estas, la mayor parte se refieren realmente a otros temas.

Palabras como networking, identidad, medición de impacto… se utilizan en la mayoría de los casos con una connotación hacia el exterior. ¿Pero, qué pasa en empresas cada vez más transversales, con formas de liderazgo por influencia y en las que triunfa el trabajo colaborativo? Ahí, la marca personal interna comienza a ser muy relevante, por lo que es conveniente dedicar un tiempo a reflexionar cómo nos construimos una reputación potente de cara a nuestros compañeros, jefes y colaboradores.

Primero, tratemos de aclarar el concepto, porque en torno a estos temas hay un batiburrillo de términos que se usan indistintamente, pero no siempre significan lo mismo . Tu marca personal interna va a estar definida por varios elementos. Algunos de los más relevantes son: la percepción de tu actuación entre las personas de tu entorno, lo que tú dices de ti, lo que los demás dicen de ti y aquello que te diferencia.

Vayamos por partes. La actuación directa es probablemente lo que más nos define y lo que, en un principio, más influencia puede tener en nuestra reputación interna. El problema es que en grandes compañías, con un número de empleados elevado, o empresas globales, que actúan en diferentes países, las posibilidades de contacto directo más allá de nuestro círculo más cercano, son limitadas.

¿Cómo podemos, entonces, ampliar nuestro entorno de influencia? De igual forma que lo haríamos en un ámbito externo: con networking, en este caso interno, o con buena disposición a implicarnos en proyectos transversales. Una actitud abierta a la colaboración con nuestros compañeros de otras áreas y departamentos y curiosidad por conocer la realidad de la empresa, más allá de nuestro día a día, también puede ayudarnos en esta tarea. Y, por supuesto, la consulta, seguimiento y participación en los medios de comunicación internos que la empresa pone a nuestro alcance.

En el caso de MAPFRE, por ejemplo, la Intranet global, que ya llega a 30.000 empleados del Grupo en todo el mundo, es el entorno ideal para conocer qué hace la empresa en otros países, compartir comentarios, valorar las publicaciones, seguir a compañeros con intereses similares o que trabajan en temas que nos resulten atractivos, etc. Poco a poco la Intranet irá desplegando todas las posibilidades colaborativas, como los espacios de comunidades, y se convertirá en un elemento fundamental en torno al que girará nuestra vida en la empresa.

¿Qué nos hace únicos?

Lo que nos diferencia de los demás es otro de los aspectos claves en una marca personal. Aquello que hacemos de una forma diferente a la mayoría, o que consiste en nuestra fortaleza principal, se puede convertir en un elemento importante de nuestra identidad. Estas diferencias generan una diversidad de perfiles que enriquecen al conjunto.

Para avanzar en este recorrido es necesario hacer un ejercicio de introspección en el que no podemos acompañaros, pero al que os animamos, porque reflexionar acerca de qué nos hace únicos y diferentes, y sobre qué aspectos debemos desarrollar para aportar más valor a nuestro entorno más directo, es siempre positivo.