ACTUARIOS: En la línea de defensa

Nuestros Protagonistas de este número juegan con la incertidumbre y la probabilidad, resuelven enigmas, desafían al riesgo y protegen el porvenir de la empresa. En resumen, son profesionales de la Actuaría, una ciencia aún desconocida por muchos pero de vital importancia para el correcto funcionamiento de las entidades financieras y aseguradoras.

TEXTO MARÍA JESÚS PÉREZ FUENTES y MARTA MÁRQUEZ TÉBAR

¿Qué me dirían si les cuento que existe una profesión en la que las matemáticas, la probabilidad, la demografía, la estadística, la economía y la programación, entre otras disciplinas, se unen para intentar predecir el futuro? Nuestros compañeros Iván, Inmaculada, Luis y Utku se dedican a ella. Estos cuatro Protagonistas proceden de distintas partes del mundo y son muy diferentes entre sí, pero les une la labor que desarrollan en MAPFRE: son actuarios.

En concreto, en España, los actuarios son profesionales que llevan a cabo la evaluación y gestión de los riesgos soportados por las empresas, estableciendo los requisitos de solvencia que deben cumplir. Esto implica evaluar matemáticamente la probabilidad de eventos indeseables y cuantificar los resultados futuros, con el fin de minimizar el impacto de las pérdidas financieras asociadas a ellos.

Los actuarios estiman provisiones técnicas, calculan niveles de reaseguro óptimos y determinan la solvencia dinámica que permite a una entidad hacer frente a largo plazo a los distintos tipos de riesgos específicos de su actividad en Vida, Pensiones y NoVida. Cabe destacar que en No Vida se hacen modelos predictivos, para que el cálculo de la tarifa sea más acorde con la tipología del cliente.

La profesión de los actuarios ha sufrido una importante evolución durante los últimos 30 años, viéndose favorecida por la introducción de nuevas técnicas y modernos programas de control de riesgo. Por ello, no es de extrañar que Actuaría lleve años ocupando los primeros puestos de los rankings de mejores profesiones a nivel mundial, basándose en cinco criterios principales: ingresos, medio ambiente, perspectivas de empleo, exigencias físicas y nivel de estrés.

Sin embargo, Iván Resendiz, de MAPFRE MEXICO, observa que todavía quedan algunas áreas internas en las que existe un amplio margen de mejora, en su caso concreto, encaminado a eliminar la barrera que existe en México para el sector de la Salud: «las nuevas tecnologías, nuevos tratamientos médicos y la evolución de los padecimientos hacen que el coste se eleve, lo que a su vez encarece las primas que tienen que pagar los asegurados».

Además, Iván destaca el profundo impacto de la innovación como generadora de ideas positivas, factor clave para la evolución del área actuarial, algo en lo que coincide Utku Arslan, que desde MAPFRE GENEL SIGORTA dice «aprender algo nuevo cada día».

«El hecho de que mi jefe o los altos ejecutivos de la compañía se presten a compartir sus conocimientos y su experiencia es una ventaja indiscutible para mi desarrollo profesional», recalca.

Y si en algo coinciden nuestros compañeros es en que el trabajo actuarial exige una enorme capacidad de comunicación entre todos, lo que consideran elemental para alcanzar el éxito: «es importante apoyarte en los demás, porque si hay algo que nos caracteriza es el compañerismo, la comunicación y el gran trabajo en equipo que realizamos cada día», afirma Inmaculada Heredia, de MAPFRE Iberia.

Su profundo conocimiento del negocio y su inmensa capacidad de análisis, de síntesis y de formulación de juicios convierte a los actuarios en una pieza clave en nuestra organización. «Este es un trabajo que exige mucha atención al detalle y comunicación continua con las Unidades de Negocio lo que te permite tener una visión global y entender el engranaje de las compañías», explica Luis Gil desde MAPFRE PUERTO RICO. Ese conocimiento detallado de la empresa resulta imprescindible para Inmaculada: «se puede aprovechar la adquisición de conocimientos en tu propio ramo para posteriormente tratar de introducirlos en los demás como algo novedoso y así intentar mejorarlos», explica.

La capacidad de organización y planificación es inherente a los actuarios, ya que cada día se enfrentan a situaciones especialmente complejas en las que el desarrollo de negocio, competitividad y reputación de MAPFRE están en juego. En dichos casos, estos profesionales suelen seguir un mismo proceso de resolución de conflictos que les resulta especialmente efectivo: identifican la problemática, buscan soluciones con los distintos equipos y áreas, y utilizan sus experiencias previas para intentar resolverlos.

Todo ello repercute en el importante desafío que supone trabajar constantemente con unos plazos de tiempo muy ajustados, así como el hecho de mantenerse al día de la legislación vigente y de las nuevas herramientas de cálculo. Utku destaca el sentido de responsabilidad implícito que conlleva su trabajo, «puesto que las cifras y datos que aportamos afectan al futuro de la compañía, no podemos permitirnos el lujo de cometer un error».

En estas páginas tienes la oportunidad de conocer más sobre estos cuatro profesionales: su trayectoria laboral, impresiones, objetos de inspiración o, incluso, a qué dedican su tiempo fuera del área actuarial.